star bag close magnifier menu arrow-down arrow-up arrow-left arrow-right
Iniciar sesión

Síguenos

Perros que no dan alergia

Hay una creencia muy extendida de que existen razas de perros (y gatos), que no causan alergias, especialmente aquellos que no tiran casi pelo y los que carecen de él. La lista de razas de perros que no dan alergia es bastante amplia, desde los “desnudos” como el Crestado Chino, Xoloitzcuintle, Perro sin Pelo del Perú (Viringo), hasta otras como el Bichón Maltés, Caniche, Perro de Agua Portugués, Yorkshire Terrier, Bichón Frisé, Schnauzer y seguramente muchas más dependiendo de las modas y de la poca vergüenza del vendedor que no dudará en decir que la raza que te ofrece es hipoalergénica.

Lo primero que tenemos que saber es que la alergia NO la ocasiona el pelo, así que es completamente irrelevante si el perro o gato en cuestión tira mucho o poco pelo. La alergia es ocasionada principalmente por la caspa y las proteínas de la orina y la saliva y aunque el animal al lamerse cubre el pelo con estas proteínas, las más peligrosas son las que se quedan en el aire y el ambiente.

Un estudio realizado en el 2011 “Dog allergen levels in homes with hypoallergenic compared with non hypoallergenic dogs”, deja muy claro que no hay pruebas de que una raza en específico sea hipoalergénica, pero sí existen individuos que sin importar su raza o cruce, pueden producir más o menos alergia.

Hay muchos particulares que aseguran que una determinada raza no da alergia basándose en su propia experiencia, pero también hay muchos que aseguran haber visto a Jesús en una tostada. Personalmente prefiero creerle a los estudios e instituciones como la American Academy of Allergy Asthma & Immunology que deja muy claro que estas razas de perros y gatos no existen.

El problema de esto es que hay muchas personas que se dejan llevar por estas leyendas y el que termina pagando los platos rotos es el perro o gato que no salió tan hipoalergénico como se esperaba y termina abandonado. Precisamente una de las excusas más frecuentes de la gente que abandona a sus animales, es por las alergias y hay muchos que después de deshacerse de su mascota, caen en la trampa de las razas hipoalergénicas y llevan a su casa a otro animal que con toda probabilidad terminará también abandonado.

Si ya tenemos un animal en casa y alguno de los miembros de la familia desarrolla alergia, tenemos muchas opciones antes que pensar en el abandono. Tanto la American Academy of Allergy Asthma & Immunology como el Asthma Center (Centro de Asma), en Estados Unidos nos advierte que el deshacernos de nuestra mascota no evitará que estemos en contacto con los alérgenos, ya que estos al desplazarse por el aire, se encuentran casi en cualquier sitio como el transporte público, el cine, la oficina, el colegio…

Lo único que cambia entre tener la mascota en casa o no tenerla es la cantidad de alérgenos a los que estamos expuestos, pero estos se pueden reducir aun conservando a nuestro peludo en casa.

Estas son algunas recomendaciones que nos dan las instituciones antes citadas: Evitar abrazar y el contacto físico excesivo con nuestra mascota, prohibirle la entrada a la habitación donde dormimos, evitar tocarnos la cara después de tocar a algún animal, asegurarnos de que el alimento de nuestra mascota tiene los niveles óptimos de ácidos grasos esenciales para reducir la excreción y la caspa, aspirar la casa como menos dos veces por semana, en casos más graves invertir en un filtro de aire HEPA, lavar las camas del animal con frecuencia, lavar nuestra ropa de cama una vez a la semana, esterilizar a nuestro perro o gato si es macho (los machos sin castrar producen más alérgenos que los castrados y las hembras), y la parte que más nos gusta: Bañar con frecuencia a nuestra mascota.

¿Por qué desaconsejan el champú humano? Como ya os hemos dicho muchas veces, la piel y pelo de los perros no es igual a la humana por mucho que digamos que algunas razas como el Yorkshire Terrier tienen pelo humano. Eso es una mentira, preguntadle a los forenses lo bien que son capaces de identificar un pelo humano de uno de perro, así que muy iguales no serán.

Así que un champú humano no cubre las necesidades de una piel canina o felina o por el contrario tienen más ingredientes de los necesarios. Si queremos evitar la caspa, lo primero es utilizar un champú adecuado de buena calidad seguido de un buen acondicionador o mascarilla.

Así que ya sabéis, no os dejéis engañar con el cuento de los perros y gatos hipoalergénicos porque no hay nada demostrable y por el contrario si que hay estudios que lo desmienten.

Como dato curioso: En el 2006 una pequeña empresa de biotecnología (Allerca), dijo haber creado gatos hipoalergénicos y los vendía entre 4000 y 28,000 dólares. A pesar del precio, contaba con listas de espera de más de un año para adquirir uno. Como no todo lo que reluce es oro, apenas empezaron sus ventas salieron los clientes insatisfechos que los acusaban de haber pagado y no haber recibido el gato o porque el gato recibido seguía provocando alergia.

La empresa Indoor Biotechnologies especializada en asma y alergias, pudo realizar un estudio en 4 de estos gatos. ¿El resultado? Eran tan hipoalergénicos como cualquier otro gato.

Curioso que tras varias denuncias, el dueño de la empresa ha desaparecido y la venta de gatos hipoalergénicos ha pasado a ser otra historia real de como estafar a la gente.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Síguenos en Facebook y no te pierdas ni una novedad!

Productos relacionados

Déjanos tu comentario