star bag close magnifier menu arrow-down arrow-up arrow-left arrow-right

Arreglo del Yorkshire Terrier

Estos pequeños perros tienen el espíritu más grande que el cuerpo. Son activos, divertidos, despiertos, curiosos, fácilmente excitables a la vez que cariñosos, dulces y fieles a sus dueños. Todo esto es gracias a su herencia de Terriers que ni años como perros de compañía han eliminado de su temperamento.

Si queremos un Yorkshire Terrier, tenemos que entender que no son perros pasivos ni que puedan vivir sin ejercicio y actividades en el exterior. Les encanta jugar y pasear y son excelentes compañeros de viaje, ya que su disposición a los paseos y su pequeño tamaño, los hacen ideales para ir a cualquier sitio con ellos.

No llevan bien la soledad, son perros a los que les gusta estar con sus dueños y la gente a la que conocen, aunque puedan desconfiar de los extraños.

Por otro lado, no debemos olvidar que su precioso físico, su apariencia frágil y su cara de ángeles, son solo una fachada de un temperamento fuerte y decidido, por lo que no debemos bajar la guardia si no queremos un perro ladrador y ansioso. Son perros que necesitan disciplina como cualquier otro, pero no toleran los malos tratos ni las malas formas, por lo que su relación con niños pequeños podría no ser del todo ideal si los niños no le dan su espacio al animal, además hay que recordar que como todos los perros pequeños, podrían lesionarse en juegos bruscos o caídas accidentales.

Uno de sus principales atractivos es su largo y sedoso pelo, pero muchos dueños prefieren llevarlo corto, ya que su cuidado requiere tiempo y paciencia. Así que si estás pensando en un Yorkshire Terrier, recuerda que es una raza exigente tanto en carácter como en su mantenimiento, pero a su favor podemos decir que de las razas de pelo largo, son de los más fáciles de cuidar.

Muñeca de Trastuca

Baño del Yorkshire Terrier

Los Yorkshire Terriers son perros que pueden (y deben), bañarse con frecuencia. Baños cada una o dos semanas son lo ideal para mantener su manto en excelentes condiciones.

Antes del baño, debemos preparar el pelo con un cepillado a conciencia para desenredar y eliminar todos los nudos que pudiese tener, si lo bañamos sin deshacer los nudos, luego nos será más difícil deshacerlos. Antes de cepillar, debemos rociar al perro con un hidratante para darle elasticidad al pelo y protegerlo del cepillado, de esta forma no lo romperemos ni crearemos energía estática.

Lo mejor para el cepillado del Yorkshire Terrier es un cepillo de púas suaves o un “cepillo de mantequilla”, después del cepillo, pasaremos un peine de púas metálicas, los más recomendables son los llamados de doble uso, ya que cuentan con dos separaciones distintas de los dientes para distintas zonas del cuerpo. El peine nos ayudará a confirmar que no hemos dejado ningún nudo.

Si hubiesen nudos, lo mejor es rociarlos un poco más con el hidratante o bien recurrir a un líquido sueltanudos, dejar reposar unos pocos minutos para que el líquido penetre y después tratar de abrir los nudos primero con los dedos y después con el peine. Incluso podríamos recurrir a una carda suave, ya sea una sencilla o una doble flexible.

Una vez terminado el cepillado, pasamos al baño. Debemos mojar bien el pelo de nuestro Yorkshire y proceder a aplicar el champú. Al aplicarlo, es importante dar masaje con las yemas de los dedos tratando de llegar hasta la piel, siempre con movimientos circulares suaves hasta conseguir la total distribución y penetración del champú. Si nuestro Yorkshire tiene el pelo largo, debemos ir lavando el pelo por mechones de la raíz a la punta, con cuidado de lavar bien pero sin enredar el pelo.

Dejamos actuar el champú el tiempo recomendado por el fabricante y procedemos a aclarar a la perfección. Si el perro estuviese muy sucio, podemos dar un segundo lavado.

Después del champú debemos aplicar el bálsamo o mascarilla, algunos necesitan aclararse al igual que el champú, mientras que otros no necesitan aclarado. El pelo y la piel del Yorkshire Terrier necesitan el uso de una buena mascarilla o bálsamo, es algo imprescindible para mantenerlo en buenas condiciones y sano.

Al igual que el champú, es muy importante que dejemos actuar el acondicionador el tiempo recomendado, de no hacerlo, no tendríamos el efecto deseado.

Si la mascarilla es de las que se aclaran, procedemos a hacerlo y después quitamos el exceso de agua con una toalla antes de pasar al secador. Si la mascarilla no necesitase aclarado, primero quitamos el exceso de agua con la toalla y después aplicamos la mascarilla.

Es muy importante secar a la perfección, no debemos dejar humedad en la piel aunque el exterior parezca seco. Si el pelo es largo, debemos tener cuidado con la fuerza del aire para evitar que se formen nudos. El secado debe ser de arriba hacia abajo para dar aplome al pelo y ligeramente de adelante hacia atrás. Mientras secamos, podemos ir cepillando y abriendo el pelo con el cepillo de púas suave, de esta forma aceleramos el secado al separar el pelo y aseguramos el secado hasta la raíz.

Mantenimiento diario

Para el cepillado diario necesitaremos un cepillo suave o de mantequilla de púas sin bolitas en las puntas y un peine metálico. Primero debemos rociar el pelo con un hidratante para dar elasticidad al pelo y protegerlo de la fricción del cepillo o peine. Si el pelo es largo, el cepillado debe ser por capas, empezando por la parte inferior y siempre en el sentido del crecimiento del pelo, hasta llegar a la parte superior.

Después de pasar el cepillo, debemos peinar con el peine y revisar que no nos haya quedado ningún nudo, si lo hubiera, humedecemos un poco con el hidratante o sultanudos y lo deshacemos con los dedos primero y el cepillo o peine después. Por supuesto que lo ideal es evitar que se formen nudos demasiado grandes, pero llegado el caso y si nos fuese imposible deshacerlo con los dedos y el peine, podemos recurrir a una carda suave, pero siempre con mucho cuidado de no tirar de la piel o romper el pelo.

Corte de pelo del Yorkshire Terrier

El pelo del Yorkshire Terrier es parte de su atractivo y personalidad, es muy largo y de textura suave y sedosa con mucho aplome, sin embargo, para su mantenimiento se necesita mucho tiempo. Los expositores suelen empaquetar el pelo y cubrirlo con un “pijama” para permitirles jugar y hacer vida normal sin estropear el pelo.

Si el pelo se le deja largo, solo se le deben recortar las puntas de las orejas, aproximadamente el cuarto superior y el pelo de las patas y almohadillas, además de emparejar y dar forma a los faldones. Si optamos por llevar el pelo corto, el estilo dependerá de nuestras preferencias o del buen hacer y los consejos del peluquero canino.

Lo que nunca debemos hacer es cortar el cuerpo demasiado corto, debemos encontrar una buena peluquería canina en la que nos sepan hacer un buen corte a tijera o a máquina. Existen muchos estilos de corte, pero los más populares son el llamado corte de cachorro y el de tipo Schnauzer.

Dolçeta de Trastuca

No debemos olvidar que solo existe un Yorkshire Terrier y que los tan de moda Yorkshire Terrier Toy son solo un invento de malos criadores. Según el estándar de la raza, el Yorkshire debe pesar un máximo de 3,2kg., pero eso no significa que un perro de 1kg. sea deseable, por el contrario son más propensos a padecer enfermedades y en general animales muy frágiles con posibles problemas de conducta.

Si queremos un Yorkshire Terrier lo mejor es acudir a un criador especializado en la raza y evitar comprar perros en tiendas o por Internet, donde tenemos muchas posibilidades de ser estafados o adquirir un animal enfermo.

Un agradecimiento a Vicky Lago de Yorkshire Terrier de Trastuca por permitirnos utilizar fotos de sus ejemplares para este artículo.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Síguenos en Facebook y no te pierdas ni una novedad!

Productos relacionados

Comentarios (1)

  • Nuria
    Nuria hace 2 meses
    Hola! Me gustaría publicarais el arreglo de un Shih Tzu.Gracias!!!!

    Déjanos tu comentario