star bag close magnifier menu arrow-down arrow-up arrow-left arrow-right arrow-up-left2
Iniciar sesión

Síguenos

Cosmética ¿Natural o sintética?

Muchos creen que los productos naturales son superiores por el simple hecho de que asocian natural a sano, pero esto es totalmente falso. Los fabricantes nos bombardean con productos “libres de químicos” y “sustancias artificiales” que nos venden a precio de oro y los consumidores picamos creyendo que serán mejores y más sanos. Hay incluso gente sin los más mínimos conocimientos de química y formulación haciendo jabones caseros con una receta sacada de Internet que basa su publicidad en atacar a los productos químicos y no en fundamentar y razonar porqué los suyos son mejores y más efectivos.

La gran mayoría de alergias e intolerancias alimentarias son a productos naturales y se tratan con medicamentos sintéticos y nadie se asusta, pero cuando hablamos de cosmética, lo natural es el no va más y lo sintético una amenaza a la salud.

Por otra parte la palabra químico es mal interpretada y solemos asociarla a tóxico o peligroso, pero si nos paramos a pensar, el agua y el aire son elementos químicos, esas joyas de oro y plata que llevamos en el cuerpo también son elementos químicos… La química está en nuestro cuerpo y es indispensable para la vida y definitivamente la química y lo químico no son peores que lo “natural”, lo importante es saber qué usamos, cómo lo usamos y en quién lo usamos.

Es tan malo recomendar medicamentos sintéticos como remedios naturales, a nadie con un mínimo de sentido común se le ocurre darle nuestros medicamentos a un perro o gato salvo que un veterinario lo haya recomendado, pero sin embargo son muchos los que van por la vida recomendando productos naturales para toda clase de dolencias creyendo que como son “naturales” son inocuos y si no lo ayudan cuando menos no le hará daño. ¡Mentira! y si no que le pregunten al dueño de tres gatos al que le recomendaron utilizar aceite del árbol del té para eliminar las pulgas que tenían. ¿El resultado? dos gatos graves y uno muerto gracias al fabuloso consejo y la idea errónea de que lo natural no puede ser dañino. A estos tres gatos se suma una larga lista de otros intoxicados por el mismo producto. Podéis leer más al respecto aquí: Toxicidad del aceite del árbol del té en gatos.

La gran mayoría de productos naturales para el cuidado de la piel y el pelo que podemos conseguir en herbolarios y farmacias están destinados a los humanos, al igual que la infinidad de recetas caseras para crear nuestros propios champús y jabones que encontramos en Internet, y me parece muy bien que si somos partidarios de lo natural utilicemos estos productos en nosotros, pero hay que tener sentido común y no utilizarlos en nuestros animales.

Los aceites esenciales son un claro ejemplo de la mala interpretación que hacemos de lo natural. Los aceites esenciales son aceites volátiles compuestos por una mezcla de hidrocarburos complejos y otros químicos que se extraen de las plantas, normalmente por destilación. Son usados entre otras cosas como antimicrobianos, repelentes de insectos, analgésicos, sedantes e incluso antidepresivos. Por supuesto no todo puede ser bueno en estos aceites y algunos pueden ser verdaderamente peligrosos si se hace mal uso de ellos.

El aceite de nuez moscada se recomienda como estimulante gastrointestinal y para tratar el reumatismo y algunos desórdenes neurológicos, además de que en su versión deshidratada es un excelente condimento, pero el consumo de tan solo 3 de estas nueces frescas puede intoxicar a una persona adulta y dosis de 18 gramos o más pueden ocasionar fallos renales e incluso la muerte.

El aceite de eucalipto se ha usado para aliviar problemas respiratorios e infecciones virales, pero su ingestión puede derivar en intoxicaciones graves y la muerte.

El aceite de menta lo podemos encontrar en caramelos, chicles, pasta de dientes e infinidad de productos destinados al consumo diario. Sin embargo al contacto puede ser irritante y derivar en dermatitis y urticaria. Dos variedades de aceite de menta ocasionaron al ingerirlo depresión en el sistema nervioso central de ratas de laboratorio.

El aceite del árbol del té es un excelente repelente de insectos y se le ha utilizado por años para tratar afecciones de la piel, pero ha demostrado ser altamente tóxico en gatos y moderadamente en perros si se usa en dosis equivocadas.

Además tenemos el problema de las mezclas, que por muy naturales que sean los aceites y demás ingredientes que utilizamos, obtendremos una reacción química y un producto final que lo mismo nos hace ricos que intoxica a nuestro bicho. Es terrible leer en foros a gente contando sus aventuras en la cocina y usando a sus animales para experimentar. “Pones una taza de agua de rosas y la mezclas con una cucharita de ácido bórico, le pones un par de gotas de glicerina y con eso verás que limpios le quedan los lagrimales a tu perro”. Alguna vez una de estas personas me dijo que los antilagrimeos comerciales llevaban X porcentaje del ingrediente Y, pero que era un porcentaje muy bajo y por eso no funcionaba, por lo que por su cuenta le había agregado más cantidad del ingrediente Y  que podía comprarlo en las farmacias y le iba de fábula.

Y digo yo ¿Cómo es que los profesionales que hay detrás de esa marca no se han dado cuenta de que aumentando el porcentaje de ese ingrediente el resultado final será espectacular? ¿Será que existen efectos secundarios y por eso controlan a rajatabla las proporciones? Ellos tienen los estudios, las pruebas y la experiencia en el sector de su lado, esta persona tiene el clásico: “Pues ni a mis perros ni a los de mis amigas les ha pasado nada”. Los experimentos se hacen en laboratorios, no en nuestras mascotas. Aunque el producto sea natural puede tener efectos secundarios graves. Muchos de estos efectos no son inmediatos y van dañando lentamente los órganos, por lo que posiblemente pasen meses e incluso años antes de darnos cuenta del daño ocasionado.

Por otra parte viene el desconocimiento de para qué es cada ingrediente, cómo funcionan una vez mezclados y principalmente el no tener ni idea de las necesidades y funcionamiento del pelo y la piel de la especie de destino. Parece que con decir “Producto natural con pH adaptado que hidrata y nutre” ya tenemos el producto del siglo y a muchos consumidores con eso les basta para otorgarle un 10 en calidad. En una tienda online venden productos cosméticos naturales, para humanos y animales, de hecho el champú de mascotas es el mismo para todos y te piden que les digas que especie es para “adaptar el pH”. Esta es una excelente prueba de que no tienen ni idea de lo que hacen ni lo que venden, están basando un champú solamente en dos cosas: natural y pH adaptado. Lo de “natural” me lo reservo porque no dan completa la lista de ingredientes, pero lo del pH es la gota que colma el vaso. ¿Sabe esta gente que el pH de los perros va de 4,84 a 9,95? ¿Cómo van a adaptar un pH solo preguntando por la especie? ¿Saben que el pH cambia de acuerdo al estado de ánimo, zona del cuerpo y hora del día? Un buen producto cosmético es mucho, pero mucho más que un pH adaptado.

Por otro lado está el marketing del miedo que usan muchos para vender. En lugar de dar razones lógicas, razonadas y principalmente comprobadas y testadas de porqué sus productos son mejores, su mejor estrategia de venta es gritar a los cuatro vientos que lo no natural (o sea, lo que no venden ellos) da cáncer, aquello da cáncer y lo otro también da cáncer. ¡Ah! y lo que no da cáncer deja residuos en el pelo que se acumulan para toda la eternidad y lo matan asfixiado. Y a tomar por saco los parabenos, siliconas y sulfatos porque aunque sea una mentira, el miedo es muy poderoso y una vez soltado el bulo da igual lo que digan la comunidad científica y las agencias responsables, porque entonces sale la teoría conspiranoica de farmacéuticas, gobiernos y científicos que quieren matarnos suave y lentamente con la cosmética. Curioso que nuestra esperanza de vida se incremente año a año a pesar de los esfuerzos de toda esa gente por matarnos y mantenernos con un pelo horrible y lleno de residuos para deprimirnos y hacer nuestra muerte aun más miserable. Seguro es culpa de Zapatero. O de Pablo. O del pollito que la está liando.

La misma Fundación de cáncer de pecho desmiente el bulo de que los parabenos dan cáncer: Breast Cancer Fund, también lo hace la FDA y por supuesto la European Commission.

Lo natural es maravilloso cuando está bien formulado, al igual que lo es lo sintético. Lo natural por si mismo no es sinónimo de mejor, más ético, ni mayor calidad, solo hay que ver el desastre ecológico que está ocasionando la extracción del aceite de palma y las que se lían cuando hay derrames de petróleo que también es un producto “natural”. Los productos naturales pueden ser maravillosos cuando están bien hechos, cuando el que desarrolla la formulación es un químico, cuando para la realización de la fórmula se han utilizado activos que se sabe de donde vienen y la calidad que tienen, cuando hay especialistas y/o asesores de por medio que conocen perfectamente la especie de destino, sus necesidades y carencias… Existen infinidad de champús para mascotas que contienen aceite del árbol del té y son muy efectivos y completamente inocuos para la salud de nuestra mascota, porque están elaborados por gente que sabe lo que hace, conoce el riesgo de toxicidad y actúa en consecuencia utilizando las cantidades adecuadas. Así de simple.

Tened cuidado con hacer experimentos con vuestras mascotas, si queréis probar un producto natural que no está específicamente recomendado para el animal en que queréis usarlo, investigad o preguntad primero a vuestro veterinario, recordad que natural no es sinónimo de inocuo.

Bibliografía
Essential oil poisoning
A review on prospects of essential oils as biopesticide in insect-pest management
Herbal medicine: Potential for intoxication and interactions with conventional drugs
Australian tea tree oil poisoning in three purebred cats

¿Te ha gustado este artículo? ¡Síguenos en Facebook y no te pierdas ni una novedad!

Productos relacionados

Déjanos tu comentario