star bag close magnifier menu arrow-down arrow-up arrow-left arrow-right
Iniciar sesión

Síguenos

¿Son malas las siliconas?

Mucho se ha debatido sobre las siliconas en los productos cosméticos y el daño que ocasionan, especialmente en el pelo. De hecho son junto a los parabenos, de los productos más atacados y demonizados en la industria cosmética.

No sé con seguridad de donde salió el mito de la malignidad de las siliconas, pero se les ha acusado de causar infinidad de problemas en el cabello, habiendo historias de verdadero horror donde las otrora cabelleras hermosas terminaban convertidas en masas amorfas e inmanejables de textura plasticosa a las que no se les podía acercar ninguna fuente de calor sin terminar con el cabello literalmente “fundido” como plástico corrugado.

He dedicado horas a buscar en Google información contrastada y fotos que demuestren el estado terrorífico en que las siliconas han convertido el cabello de los quejosos, pero ha sido imposible. Historias y artículos hay muchos, pero curiosamente no existen pruebas que puedan demostrar la autenticidad de las mismas.

Y si las siliconas son capaces de hacer esto en el cabello humano ¿qué no harán en el pelo de nuestras mascotas?

Las siliconas son elementos sintéticos que pueden ser líquidas, resinas, gomas o cauchos. En el cuidado del cabello, la mayoría de las siliconas son líquidas y muy pocas son solubles en agua.

Se cree que estas siliconas crean una barrera que cubre el pelo y lo asfixia, volviéndolo quebradizo y resecándolo, además de formar una capa que al no ser soluble en agua va acumulándose hasta dejar el pelo con una película tan grande que puede formar verdaderas plastas plasticosas.

La realidad es muy distinta. Las siliconas sí forman una película extremadamente fina alrededor del cabello pero no lo asfixian, ya que todas las siliconas son permeables y aunque sus “poros” sean demasiado pequeños para evitar el paso de agua y repelerla, son lo suficientemente grandes para dejar al pelo respirar (cosa que no necesita, ya que el pelo es materia muerta).

En cuanto los residuos que quedan al no ser solubles en agua, no significa que al lavar el pelo con casi cualquier champú, las siliconas desaparezcan. Las siliconas utilizadas en productos para el pelo se eliminan fácilmente con los sulfatos u otros agentes limpiadores que contienen los champús. 

Vamos a tratar de explicarlo de una forma un poco más técnica.

La capacidad de un ingrediente acondicionador de adherirse a la superficie del cabello se conoce como “sustantividad”. Para reemplazar la grasa natural que es removida durante el lavado, es deseable tener ingredientes que protejan y cubran la raíz del pelo y resistan el aclarado. Muchas investigaciones y desarrollos han ido en busca de la creación de ingredientes acondicionadores que tienen mayor sustantividad con menos peso a la raíz del pelo.

La acumulación de residuos ocurre cuando los ingredientes con mucha sustantividad se acumulan al punto de causar efectos negativos. Bajo uso normal, la mayoría de los ingredientes sustantivos se eliminan perfectamente con un champú regular.

El problema viene cuando nos dejamos llevar por la quimiofobia y buscamos champús que sean completamente naturales, que de tanto, ni limpian, ni hidratan ni nada, pero como son naturales y las  siliconas no, pues culpamos a las siliconas y seguimos gastando nuestro dinero en champús naturales que no cumplen ni su función de lavado.

No todo lo sintético es malo ni todo lo natural es bueno. Al que lo dude que me cuente como se siente después de rebozarse en ortigas o comer alguna seta venenosa. Seguramente peor que si comemos alguna gominola con un colorante sintético.

Las siliconas son polímeros con infinidad de posibilidades y la investigación y desarrollo de las mismas evoluciona a pasos agigantados, por lo que no es lo mismo una silicona de hace 10 años a una actual. Han evolucionado y mejorado considerablemente y seguirán haciéndolo, ya que son en realidad un producto muy útil en el mundo de la cosmética y a día de hoy el mejor agente acondicionador para el pelo.

Podemos resumir asegurando que las siliconas NO son malas, aunque esto no signifique que sean buenas, me explico: Las siliconas no causan daño al pelo, pero tampoco le aportan salud o nutrientes, simplemente se limitan a darnos beneficios y facilitarnos enormemente el manejo del pelo, como por ejemplo:

 

  • Mejoran el efecto liso al suavizar la cutícula del pelo
  • Ayudan al pelo a resistir la humedad y el consecuente enrizamiento
  • Ayudan a desenredar los nudos
  • Facilitan el deslanado, añadiendo deslizamiento al pelo y reduciendo la estática
  • Protegen al pelo de sufrir daño al aplicar calor
  • Permiten al pelo secarse y coger forma con menos uso de secador y calor
  • Añaden brillo y luminosidad a todo tipo de pelo
  • Brindan acondicionamiento sin suavizar en exceso
  • Crean un film transpirable que sella dentro la humedad y previene la deshidratación
  • Protegen el pelo de daño a la cutícula durante el cepillado
  • Estabilizan la formación de espuma, reduciendo el tiempo de lavado y ahorro de agua
  • Reducen significativamente el tiempo de secado

 

Así que el uso de productos con siliconas no debería asustarnos, por el contrario, bien usadas se convierten en casi indispensables para algunos tipos de pelo.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Síguenos en Facebook y no te pierdas ni una novedad!

Productos relacionados

Déjanos tu comentario