star bag close magnifier menu arrow-down arrow-up arrow-left arrow-right

Arreglo del Crestado Chino

¿Puedes imaginar un pequeño y alegre pony corriendo por tu casa? Pues eso es en esencia un Crestado Chino. Son en general muy simpáticos, graciosos, ágiles, de movimientos elegantes y con mucha actitud y disposición para aprender. Existen dos tipos; los Hairless que son los que solo tienen pelo en la cabeza, patas y cola, y los Powder Puff, que están cubiertos de un largo y precioso pelo en todo el cuerpo.

A su vez, los Hairless pueden tener más o menos cuerpo en el pelo y se denominan True Hairless (muy poco pelo), Medium Hairless (pelo regular) y Hairy Hairless (mucho pelo).

Tipos de Crestado Chino

Cuando están en casa suelen ser muy tranquilos, casi no ladran y les encanta practicar el “sofing”, pueden pasar horas y horas durmiendo, pero si algo despierta su interés no dudarán en hacer las monerías que sean necesarias para conseguirlo.

Les encanta estar con su familia y llevan muy mal la soledad. Aunque son curiosos y sociables, también son nerviosos y necesitan relacionarse con otros perros y personas desde muy jóvenes. No son ni mucho menos perros de lujo, frágiles y que se conformen solamente con un buen cojín, por el contrario, los Crestados Chinos son animales muy saludables y predispuestos al trabajo, tienen una agilidad impresionante y suelen conseguir excelentes resultados en pruebas de agilidad (Agility).

Son perros con los que es muy fácil salir de paseo, ya que no suelen tirar de la correa y buscan siempre la cercanía de su dueño, pero como en cualquier perro, la educación es fundamental y cada individuo tiene su personalidad propia.

Como no todo es perfecto, los Crestados Chinos suelen ser algo nerviosos y excéntricos. Muchos de ellos jamás aceptarán posar sus delicadas patas sobre una alcantarilla, uniones muy marcadas en los cambios de pavimento o un charco de agua y lo más probable es que tu crestado prefiera rodear o saltar para evitar pisar lo que para él podría poner en riesgo su vida. Estas manías son más marcadas en los Hairless que en los Powder Puff.

En cuanto a su salud ya hemos dicho que son muy saludables, pero como la mayoría de razas pequeñas pueden sufrir luxación de rótulas y en el caso de los hairless, problemas de piel y dentadura.

Datos técnicos

Si llegado a este punto has decidido que un Crestado Chino podría ser tu perro ideal, estos datos podrían serte de utilidad:

La altura a la cruz (según estándar de la FCI), es de 23-30cm para las hembras y de 28-33cm para los machos. Pesan entre 4 y 6kg de adultos, pero recientemente y con las modas de hacer todo más pequeño, podemos encontrar Crestados Chinos de 2kg., cosa que por supuesto repercute en la salud del perro y en el bolsillo del dueño, que no duda en pagar el doble por un ejemplar de bolsillo que ni siquiera está dentro del estándar oficial y está generando una cría irresponsable en la que el dinero impera por sobre la salud del animal y el bienestar de la raza.

Origen

Nadie puede asegurar de donde provienen estos perros y a pesar de su nombre, muchos dudan de que sean originarios de China y aseguran que provienen de América (como todas las otras razas sin pelo), y que fueron llevados a China por los comerciantes, quienes los obsequiaban a la realeza y familiares poderosos.

Powder Puff vs Hairless

Si tenemos que decantarnos por uno u otro, debemos tomar en cuenta que los Powder Puff suelen ser más dulces, tranquilos y delicados en sus formas, convivir con ellos es realmente una alegría constante. Tienen menos manías y excentricidades que los Hairless, tienen la dentadura normal y no tienen un olor fuerte como otras razas con pelo. El cuidado de su pelo no es complicado, pero necesita constancia y baños muy frecuentes para conservarse en óptimas condiciones.

Por el otro lado, los Hairless necesitan algo más de mantenimiento de la piel y abrigarse cuando hace frío, además de necesitar protector solar si se exponen al sol, especialmente los de piel clara o moteada, ya que los Hairless adoran el sol y no dudarán en tirarse horas y horas para recibirlo, incluso perseguirán dentro de casa esos rayos que entran por la ventana para poder tumbarse a disfrutarlo.

Otis (Hairless) y Moon (Powder Puff) de Almamasan

Cuidados

Arreglo del Crestado Chino Hairless

A casi todos los Hairless les crece algo de pelo por el cuerpo, principalmente en la cara. No es obligatorio afeitarlos, pero si decidís hacerlo por estética podéis hacerlo con una máquina de acabados e incluso utilizar cremas depilatorias. También hay quien utiliza cera o máquinas depilatorias como la Silk-épil. Personalmente recomiendo no hacer depilación con cera ¿Por qué? seamos honestos, la depilación duele. Como mínimo causa molestias al animal aunque se le acostumbre desde pequeño y eso sin contar la pericia del que ponga la cera, ya que un tirón mal dado podría lastimar al animal muy seriamente. Además la cera no debe usarse jamás en la zona de la cara, por lo que seguiremos necesitando una máquina de acabados.

En los perros True Hairless con 3 pelos mal puestos, puede llegar a utilizarse la Silk-épil en algunas zonas de la espalda, siempre y cuando se pruebe primero si el animal lo tolera perfectamente y sin utilizarla jamás en la cara o zonas sensibles como el abdomen o las axilas.

En cuanto a las cremas depilatorias hay que tener cuidado y hacer pruebas de tolerancia primero para evitar una posible reacción en la piel. La mayoría de los perros detestan los perfumes y olores fuertes y las cremas no es que huelan, literalmente apestan. Y si a esto añadimos un perro nervioso, lo más probable es que terminemos con crema hasta en la cresta y un perro mal acabado o sin pelo en la cola.

Si decidimos usar las cremas, habrá que hacerlo con la menor frecuencia posible para evitar resecar la piel.

Si nos decantamos por utilizar una máquina de acabados tradicional, podemos detallar usando una máquina de afeitar de caballero, de las de un solo cabezal horizontal. Jamás debemos probar con las de triple cabezal, ya que pueden pellizcar la piel. Las de cabezal horizontal dejarán un acabado casi perfecto en todo el cuerpo, pero tampoco podemos utilizarla en la cara, ya que es una zona muy sensible y el grosor de los bigotes podría hacer que se atorasen en los cabezales.

El arreglo del Crestado Chino Hairless es muy simple una vez hemos cogido práctica. Se debe retirar todo el pelo del cuerpo salvo el de la cresta, cuyo largo dependerá del tipo de Hairless que tengamos, el de la cola afeitando de dos a tres dedos desde su nacimiento y dejando todo lo demás, las patas que deben afeitarse hasta los corvejones y las rodillas; y las orejas, que en el Hairless pueden ir afeitadas o con pelo. Cuestión de gustos y estética. Para la cara también hay varios arreglos, siendo el más común el de seguir una línea recta desde el ojo hasta la implantación de las orejas, aunque hay a quien le gusta dejarle “patillas”.

Una vez hemos afeitado a nuestro perro, viene la hora del baño. Lo primero es entender que al carecer de pelo, tienen una piel sin protección y expuesta a todo tipo de agresiones, por lo que debemos ser muy cuidadosos a la hora de elegir los productos a utilizar.

Se dice que mantener la piel de un Crestado Chino en buenas condiciones es una labor titánica y quizá sea por eso que se ven muy pocos ejemplares. La realidad es que son muy fáciles de mantener si se tiene constancia y hay de por medio una buena alimentación y una buena cosmética.

Al igual que nosotros, los Hairless pueden ser más o menos propensos a tener espinillas, resequedad, descamaciones, etc., pero la norma para todos es la misma: hidratar, hidratar e hidratar. Y no me refiero a llenar al perro de potingues y cremas humectantes para humanos día si y día también, sino al correcto uso de una buena cosmética a la hora del baño. Un Crestado Chino que se baña frecuentemente no suele necesitar nada más, ya que un buen champú acompañado de un buen acondicionador, nutrirán e hidratarán la piel lo suficiente.

Durante el baño, podemos utilizar una esponja exfoliante para frotar el cuerpo de nuestro crestado ¡pero cuidado con frotar demasiado fuerte! queremos exfoliar y no lijar la piel. Esto nos ayudará a prevenir y reducir las espinillas que pudiese tener.

Si decidimos depilar, lo más recomendable sería utilizar después un champú como el Stripping de Nogga, ya que funciona como antiséptico, antiinflamatorio y regulador de sebo. También está formulado para evitar la foliculitis que podría ocasionar el arrancado del pelo.

Después de dejar actuar y aclarar el champú, viene el momento del acondicionador o mascarilla, imprescindible en ambas variedades de la raza.

Una vez hayamos terminado con el acondicionador, debemos secar a nuestro perro. Si utilizamos una toalla para hacerlo, debemos procurar no frotar para no irritar ni maltratar la piel. Al no tener pelo, los Hairless suelen secarse muy rápidamente y cuando hace buen tiempo podemos prescindir del secador. Nunca debemos dejar húmedo al perro por mucho tiempo ni permitir que se acueste en su cama o el sofá si no está perfectamente seco.

Arreglo del Crestado Chino Powder Puff

El arreglo de los Powder Puff es muy sencillo, el corte reglamentario consiste en afeitar la cara y el cuello en forma de V, saliendo desde la implantación de las orejas y hasta el esternón, aunque muchas veces se les dejan algunos centímetros arriba o abajo, todo depende del gusto del dueño o si se prepara para exposición, de la morfología del perro y el largo del cuello.

Las orejas pueden ir afeitadas enteras o solo hasta la mitad y al igual que el cuello, es cuestión de gustos y estética. Hay perros con la piel muy sensible, por lo que es necesario ponerles un poco de crema hidratante o incluso acondicionador justo después del afeitado para evitar irritaciones por la máquina. No debemos olvidar afeitar alrededor del culito para evitar que las cacas se peguen al pelo y recortar el pelo de las patas dándole una forma redondeada y también recortar el pelo que crece entre las almohadillas.

Hay que lavar masajeando con cuidado la piel con las yemas de los dedos y el pelo por mechones y sin enredarlo. Después del champú nunca nos debe faltar el acondicionador y al igual que los champús, son los mismos que en el hairless.

Es muy importante secar bien al perro después del baño, no debemos dejarlo nunca húmedo. Antes de secar completamente, podemos rociar al perro con un líquido para cepillado. Esto nos ayudará a reparar las cutículas sellándolas, a impermeabilizar el pelo y a secar más rápido.

Si queremos volumen en el pelo, debemos empezar a secar por abajo y como en todos los perros de pelo largo, hacerlo por capas. Para esto podemos ayudarnos de pinzas para el pelo.

Para el cepillado podemos utilizar los mismos utensilios que en el hairless: cepillo de mantequilla o cepillo suave de púas largas, peine metálico y carda suave.

El cepillado también debe hacerse por capas y siempre cuidando de no romper el pelo.

En resumen, si queremos mantener a nuestro Crestado en perfectas condiciones, debemos comprar el equipo adecuado y descartar máquinas baratas o de mala calidad y tener mucha paciencia para aprender a hacerlo correctamente. No debemos olvidar que las visitas a la peluquería canina deben ser periódicas sin importar si lo mantenemos nosotros arreglado o no, ya que las manos de un profesional son imprescindibles para dar baños en profundidad, exfoliar la piel y hasta pasar por el SPA, que a esta raza de perros le viene fenomenal. Y si además nos empeñamos en depilarlos con cera, un peluquero profesional con experiencia en la raza es el más indicado para hacerlo.

Si os decidís por un Crestado Chino o ya tenéis uno, nos encantaría que nos enviaseis vuestras fotos y dudas que estaremos encantados de ayudaros.

Queremos agradecer a María y Alejandro del criadero Almamasan por su colaboración y el permiso para utilizar fotos de sus ejemplares.

Criadero Almamasan

¿Te ha gustado este artículo? ¡Síguenos en Facebook y no te pierdas ni una novedad!

Déjanos tu comentario